jueves, noviembre 24, 2005

¡Qué asquito de oposición!

Que el PP llegase a hacer especulaciones cabalísticas sobre un hipotético chanchullo de opa a cambio de fondos estructurales, salpicando al mismo presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, y que el mismo Barroso tenga que pedir que la polémica partidista española "no contamine las instituciones europeas", es la más clara muestra de que el PP ha perdido el norte y el sentido de la proporción en su política partidista

Tiene razón Carmen en que la agenda que marcan los políticos no interesa a los ciudadanos. La pelea de lanzamiento de barro que empieza la oposición y sus medios afines y continúa el gobierno con el "tu más", no hace más que desprestigiar al sistema político. Hecho de menos la oposición de ZP -tal vez era mejor político en la oposición que en el gobierno-. Se ganó los motes de Bambie y de Sosoman, pero con su tan denostado talante y buena educación permitió que la política se centrase en la discusión de los asuntos políticos, los problemas de los ciudadanos y sus soluciones, y no en el lanzamiento de mierda de unos a otros.

Para mí que la política como profesión ganó en prestigio -o cuando menos no lo perdió- durante el periodo en que Bambie estaba en la oposición, pero no puedo decir lo mismo de esta legislatura. La crítica feroz y descarnada del PP -y en parte también el proyecto del Estatuto catalán- ha logrado que el PSOE baje en las encuestas y que Zapatero llegue a suspender en valoración. La victoria ha sido pírrica porque Rajoy también ha caído en picado. El principal perjuicio es sin embargo la valoración de la clase política en conjunto. ¿O alguien piensa que Rajoy y Zapatero son los únicos que pierden en estima? En el fondo quien pierde es el sistema democrático, que descansa precisamente en la confianza que los ciudadanos tengan en aquellos que les representan.

El PP está gestionando también de pena el tema del Estatuto catalán. La crispación anti-estatuto tiene demasiados efectos colaterales que, en lugar de ayudar a España, contribuyen a su división. No sólo puede aumentar el sentimiento anti-español en Cataluña, sino que de hecho está alimentando un sentimiento anti-catalán en España. Eso sin mencionar a los ex-presidentes que van por ahí causando alarma social con profecías -con riesgo de cumplirse a sí mismas- como la de la balcanización de España.

¿Sería demasiado pedir un poco de mesura y sensatez, pedir que el PP se dedicase a enmendar lo que no le guste del Estatuto, tarea en la que podría encontrar puntos de encuentro y complicidades con el PSOE? Echándose al monte, lo único que conseguirá es que los socialistas se encuentren sólos ante el peligro nacionalista. Si el único apoyo que pueden encontrar el PSOE en el congreso es el de los nacionalistas, al final saldrá un Estatuto más catalanista de la cuenta.

Es cierto que la oposición siempre tiene un dilema, una tensión, entre el ejercicio de la responsabilidad y el de la crítica partidista. Del mismo modo que los incentivos de un empresario le empujan a maximizar los beneficios, y no a hacer obras de caridad, los objetivos de un partido político en la oposición -ganar las próximas elecciones-, le estimulan hacia la polémica partidista, no a hacer política de Estado. Pero si el PP lleva demasiado lejos la política de crispación, los daños van a ser irreparables. En esta ocasión, la perplejidad en las instituciones europeas ha sido sólo una anécdota. Lo peor son los efectos negativos en el prestigio de la clase política y en la cohesión nacional, que ya se están resintiendo.

8 Comments:

Anonymous Avelino said...

Totalmente dacuerdo, aunque desde mi punto de vista esto no es algo nuevo. No sé si será igual en otros países, pero el "debate"(por llamarle algo) político epañó me parece lamentable desde hace tiempo.

Igual es que se piensan que somos gilipollas profundos, o que estamos interesadísimos en el cruce de improperios entre Pepe Blanco y Zapana. Todo menos debatir con sustancia.

Y desde mi punto de vista buena parte de responsabilidad tienen los medios. Como se ha comentado en varios sitios, a los ciudadanos medios (o al menos a mí)el debate político muy técnico se nos queda grande porque no poseemos los conocimientos ni el tiempo como para juzgar si una decisión política es buena o mala. Ahí es donde los medios de comunicación podrían realizar una buena labor, desglosando el debate con datos objetivos comprensibles para los profanos. Pero en lugar de ello se dedican a hacer el capullo como si la política fuese un Madrid - Barça.

Vamos, que desde mi punto de vista los políticos deberían tratarnos como los adultos que somos. E incluso si los medios de comunicación lo hiciesen igual venderían más periódicos.

7:37 p. m.  
Anonymous Poldec said...

La verdad es que el PP está apostando por la crítica dura al Gobierno, echándose en brazos del pensamiento político de Losantos (contra quien algunos, por cierto, están haciendo una campaña muy rastrera). Aún recuerdo cuando Zaplana dijo en el Congreso: "esto es un Parlamento chavista".
A mí el PP me recuerda mucho al PSOE de Almunia (incluso algo más radical el PP). Y es que el equipo de Rajoy está formado por ex-ministros que jugaron un papel muy significativo en el anterior Gobierno y que piensan más en una revancha electoral que en construir un proyecto político que ilusione a los ciudadanos.
Y, ojo, es una apuesta que lo mismo les puede salir bien porque ZP y su desGobierno le están dando facilidades. Pero si les sale mal, tendrán que irse todos a su casa y dejarán el partido hecho un solar.

Saludos

8:52 p. m.  
Anonymous Carmen said...

El PP ha caído en la tentación de tensar la cuerda hasta que se rompa...es decir, intentar por todos los medios (incluyendo sus otrora odiadas pancartas) que el Gobierno tenga que convocar elecciones anticipadas por falta de apoyo popular. Lo cual es muy triste, porque en vez de preocuparse por lo que los ciudadanos queremos lo que hacen es ponernos de los nervios y degradar su propia imagen, y con esto, por mucho que consigan o no recuperar el Gobierno, se perjudican a sí mismos desprestigiando la democracia.
De todas formas no es solo el PP, el PSOE nos quiere meter el Estatut como sea, a pesar de que no hay una mayoría de la población que lo vea bien; y en vez de convencernos con argumentos hablan de que tienen mil fórmulas para denominar a Cataluña y tonterías similares... De hecho el Presidente del Gobierno casi no da la cara, se le ve muy de vez en cuando y diciendo "frases hechas" como la ya citada o lo de "la gente de izquierdas no fuma"; la presidente en funciones es Maria Teresa Fdez. De la Vega, y esto no es un signo de confianza en sí mismo de Zapatero. Yo definitivamente estoy segura de que era mejor jefe de la oposición que del Ejecutivo.

Gracias por el enlace ;) Un saludo!!!!

9:03 p. m.  
Blogger Jessica said...

Gulliver, yo no creo que el PP haya perdido el norte, al contrario, creo que saben muy bien a dónde se dirigen: la estrategia es clara, reavivar los fantasmas de la corrupción, y si no tienen munición para esa guerra, se la inventan. Lo que han dicho de Durao Barroso, en pocas palabras, es que Zapatero le ha sobornado con el dinero de todos los españoles. Más rastrero no se puede ser.

¿Que no es cierto? ¿Que es absurod? ¿Que es imposible? ¿Que no podrían aunque quisieran? ¿Que el objeto de soborno ni está en manos de Zapatero, ni en las de Durao Barroso, ni el presidente de la Comisión Europea puede decidir sobre los fondos de cohesión, ni sobre la OPA? ¡Da igual! Lo importante no es que sea verdad o mentira, sino si los ciudadanos pueden llegar a creerlo o no. Repítelo un número indeterminado de veces y con la suficiente frecuencia como para aburrir al personal, y si es verdad o mentira dejará de tener importancia.

Un ejemplo: El Caso Montilla. No existe Caso Montilla, ni hay caso contra Montilla. De haber siquiera indicios de corrupción, lo estaría investigando la fiscalía anticorrupción. Pero no importa: ayer la señora Nadal (la lugarteniente de Piqué) dijo que Montilla ha institucionalizado la corrupción en el Gobierno en sólo dos años. ¿Necesitas más pistas? Estos saben muy bien a dónde van.

10:14 p. m.  
Blogger Jessica said...

Por cierto, se me olvidaba: la consigna de moda será, precisamente, el caso Montilla. Mira en google: 279 resultados en el momento de escribir esto. Los primeros resultados que leo: e-dazibao, Libertad Digital, La Cope, el Mundo, La Razon Digital, la Mañana (revista de prensa) y diario de Navarra.es

No hacen falta comentarios: los resultados se comentan solos.

10:18 p. m.  
Blogger gulliver said...

Hay caso, pero no caso Montilla. Hay caso financiación de los partidos, que es bastante chunga. Les encanta a los políticos causar alarma social con estas cosas durante un tiempo pero luego pasan de hacer una reforma seria. Lo mismo que con los 3 por cientos. Lamentable, pero son ellos los que hacen las leyes, y no les interesa perder financiación, así que hay que joderse.

10:28 p. m.  
Anonymous hexilio said...

Amigo gulliver:

Ya veremos que argumenta de aquí a poco cuando se verifiquen los datos que casi a diario está aportando El Mundo sobre la trama de corrupción. Veremos que opina entonces cuando nos enteremos del montante total de lo que sacrificamos de fondos europeos para pagar la condonación de una deuda privada de un partido político.

Saludos

11:58 p. m.  
Blogger Jessica said...

hexilio: creo que El Mundo debería denunciarlo a la fiscalía anticorrupción, que es quien debe encargarse de estos ¿casos?

Lo de las ayudas, propaganda, propaganda, propaganda. ¿Pruebas? Ninguna: es simplemente absurdo, imposible. Pero no importa. Como dije antes, repítanlo un número suficiente de veces, y que sea verdad o no dejará de ser importante.

Y de El Mundo, pues después de lo del pollero del 11-M, ¿qué queréis que os diga?

1:58 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home