jueves, noviembre 17, 2005

En todas partes cuecen habas

Presionado por sus socios nacionalistas, el partido del gobierno ha accedido a hacer una reforma constitucional de corte federalista. La oposición mientras tanto se envuelve en la enseña nacional para resistirse frontalmente a la reforma. Según ellos, esta reforma plantea un modelo de federalismo que, a su juicio, comportará desigualdades que perjudicarán a las regiones menos desarrolladas.

No estoy hablando de Hispania, aunque pueda parecerlo. El Senado italiano ha aprobado una reforma constitucional que entre otras cosas incluye el traspaso de competencias legislativas a las regiones en sanidad, educación y policía local. Esta reforma es la niña bonita de la Liga Norte, y Berlusconi no ha tenido más remedio que apoyarla para tener contentos a sus socios nacionalistas, y eso a pesar de que sus otros socios, la derechista Alianza Nacional y la Unión de Demócratas Cristianos, fruncen el entrecejo.

Aquí es la izquierda la que se envuelve en patriotismo y en la bandera para oponerse a las reformas. "Yo os desafío: ¿por qué no hacéis ondear la bandera italiana? No lo haréis, porque no os importa nada Italia ni la unidad de Italia." era el reto que Gavino Angius, jefe del grupo de senadores de Demócratas de Izquierda, lanzaba a la Liga Norte. La izquierda amenaza con convocar un referéndum -en Italia basta recoger medio millón de firmas para convocar uno-, así como con dar marcha atrás a la reforma tras las elecciones del próximo abril.

En todas partes cuecen habas, aunque los papeles a veces parecen algo cambiados.

2 Comments:

Anonymous jclavijo said...

Me pregunto que dirá la Fallaci de todo esto...

4:34 p. m.  
Blogger Telémaco said...

¡Que curioso y que interesante!. ¿Tendrá algo que ver el caracter latino? En Alemania simplemente pactan los partidos más votados y no dejan gobernar a las minorías, pero claro son menos pasionales.

11:07 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home