miércoles, octubre 26, 2005

Un chantaje, más que una huelga legítima

¿Cómo puede ser tan calzonazos este gobierno de permitir que los pescadores efectúen un bloqueo económico sobre el puerto de Barcelona, que además está afectando a las Islas Baleares?

Independientemente de que tengan buenos motivos para querer negociar y paralizar su actividad como forma de presión, no se debe permitir nunca que un colectivo violente la ley y el estado de derecho, y menos en un sitio como el puerto de Barcelona donde están causando tantos perjuicios económicos.

No son sólo los perjuicios inmediatos, lo peor es que es una invitación abierta para cualquiera que tenga conflictos laborales (o patronales como en este caso). Ya no basta con paralizar tu actividad dentro del legítimo derecho a la huelga, ni hacer una protesta visible pero inofensiva, como la de los trabajadores de SINTEL. El mensaje que está enviando el gobierno es que cuanto más sabotaje, vandalismo y chantaje contra la economía y la ciudadanía mejor que mejor para conseguir tus reivindicaciones.

Este gobierno calzonazos debería paralizar toda negociación mientras los pescadores no desistan de su sabotaje y enviar a la guardia costera, o al ejército si es preciso, para despejar esa flota que nos está embargando, además de detener y procesar a los responsables.

Sobre el tema del gasóil pesquero, hay que añadir que la actividad pesquera en todo el mundo está esquilmando los mares y afectando gravemente a la fauna marina. El gobierno tal vez debería estimular las jubilaciones anticipadas y los cambios de actividad, porque si aumenta sus subvenciones para combustible lo que conseguirá es que se pesque todavía más.

14 Comments:

Anonymous jclavijo said...

Simplemente, dos anotaciones: Condenando la gamberrada del hipermercado (que por cierto tú te encargas de resaltar gráfica y sesgadamente, para acentuar tu inducida asociación huelguista=violento), ¿me puedes explicar cómo en el caso de los pescadores o de los transportistas se puede hacer huelga sin que nuestra economía y nuestra "ciudadanía" se resienta? ¿Desde cuándo hay servicios mínimos en sectores privatizados como los que estamos hablando?

Chico, tú eres un ultraliberal como la copa de un pino! Cualquier día te vemos en un informativo diciendo cece-oo.

Y otra cosa: Dices que la actividad pesquera está dañando los fondos marinos. ¿sólo la actividad pesquera? ¿deberemos renunciar a comer pescado nunca más en nuestra vida en virtud de tu ecologismo de "todo a cien"? Es más: ¿deberemos aplicar la cantinela del cuidado paisajístico a "todo" el sector de la construcción por el daño medioambiental que causa el urbanismo?

3:42 p. m.  
Blogger gulliver said...

Gracias por lo de ultraliberal. Prefiero no entrar a lanzarnos nombres bonitos porque nos podríamos quedar solos intercambiando piropos. Voy mejor a lo impersonal, que es lo que importa aquí.

Estoy a favor del derecho de huelga que es perfectamente legal y constitucional, faltaría más, y de las consecuencias económicas negativas que pueda tener. Pero con la misma determinación estoy en contra de la coacción ilegal. ¿Es que a estas alturas todavía hay que explicar la diferencia? Porque por tu comentario cualquiera diría que no la entiendes.

El derecho de huelga llega hasta donde llega: El cese de la actividad laboral con el cumplimiento de servicios mínimos marcados legalmente. Todo lo que pasa de esa raya es chantaje y coacción.

Si yo tengo un camión, puedo dejar de transportar mercancías, pero lo que no puedo hacer es quemar el camión de un compañero que está durmiendo dentro.

Si yo creo que me debes un dinero, puedo quejarme, pedirlo, manifestarme, ir al juzgado, pero lo que no puedo hacer es enviar un matón para que te rompa las piernas.

Con los pescadores pasa lo mismo, pueden dejar de pescar con la consecuencia de que no tendremos pescado en la pescadería, pero lo que no pueden hacer es paralizar la actividad económica del puerto de Barcelona. Eso es una extorsión como la copa de un pino.

Podría responder también a lo del ecologismo, pero no hace ni falta porque cae por su propio peso. ¿Es que no hay ningún punto intermedio entre esquilmar el fondo marino y dejar de comer pescado? ¿Hay que ser un zelote? O estás con los pescadores o estás contra ellos, aquí no hay medias tintas.

4:04 p. m.  
Anonymous jclavijo said...

Gulliver, en ningún momento fue mi intención descalificarte u ofenderte. No es mi estilo. De hecho, tú mismo me has agradecido el que te haya llamado ultraliberal.

Pero bueno, como bien dices, es mejor dejar lo anecdótico de lado. Vamos al "pescao":

-Supongo que, a partir de ahora, deberemos prestarnos a asistir a otra de esas grandes innovaciones a las que no tiene acostumbrado el mercado: la "huelga cosmética".

-Como dije en el anterior comentario, yo también condeno las gamberradas, porque, entre otras cosas, desacreditan la legítima y legal acción de otros compañeros en huelga.

-Disiento contigo, no obstante, en considerar que la acción de los pescadores es "una extorsión como la copa de un pino". Mira, de lo que se trata con las huelgas es que tengan efecto. Ya me dirás tú en qué queda una protesta como esta de los pescadores que se limite a no faenar: en nada, porque se podría comercializar el pescado de otros caladeros mediante una distribucción por tranporte terrestre. Es decir: que una huelga de pescadores no se entiende sin esta externalidad. Si no se interrumpe el transporte, entonces no hay huelga que valga. Parar simplemente la faena equivaldría a una parada como las del tipo biológico.

-Mientras criticas la "acción extorsionadora" de los trabajadores, que comparas a la compra de "un matón para que te rompa las piernas", no tienes ningún tipo de cortapisas a la hora de apostar por enviar a la guardia costera o al "ejército si es preciso". Es decir, unos sicarios "cosmetizados" cuya presencia, claro está, sólo tendría efectos "disuasorios". Qué bonita forma de represión amable!

5:11 p. m.  
Blogger gulliver said...

"tú mismo me has agradecido el que te haya llamado ultraliberal."

Parece que no has captado la ironía.

Está claro que vivimos en planetas políticos diferentes. Lo del Estado de Derecho a ti te suena a chino, ¿no? porque, que las fuerzas del orden hagan cumplir la ley, te parece "represión". En cambio los trabajadores tienen derecho a infringir la ley todo lo que les de la gana porque "de lo que se trata con las huelgas es que tengan efecto". Claro, para eso son trabajadores, es decir, los buenos. En la lucha de clases todo vale ¿no? Así que lo que hagan en defensa de sus intereses siempre estará bien.

Por cierto, a mí se me ocurren unos cuantos métodos de lo más contundentes para que mis protestas tengan efecto. Lo de los matones es de lo más efectivo.

Zelotismo en estado puro. Me recuerda al señor Bush, para el cual está bien que los EEUU maten, torturen y tengan armas atómicas porque son los buenos y lo hacen por una buena causa. Ahora bien, que no se le ocurra hacer lo mismo a Irán porque le montan un pollo.

5:41 p. m.  
Anonymous jclavijo said...

Pues sí, Gulliver. Basta con clickear en las fotos para efectivamente constatar que tenemos visiones diferentes del asunto y que, por supuesto, el fin es criminalizar la huelga. Ya sí que no tengo dudas. La protesta... ¡puro fascismo!
Un saludo

6:11 p. m.  
Blogger gulliver said...

1. Nada de criminalizar la huelga. Sólo poner las cosas en su sitio y reprobar lo que debe ser reprobado.

2. Los enlaces sólo están puestos para poder seguir el orígen de las fotos. No apruebo ni me responsabilizo del contenido de las páginas que enlazo, así que no me parece juego limpio que se me juzgue por las mismas.

6:44 p. m.  
Anonymous Jimmy Jazz said...

una protesta visible pero inofensiva, como la de los trabajadores de SINTEL

Claro, inofensiva PORQUE YA ESTABAN DESPEDIDOS y nadie se vió afectado. Nadie salvo ellos, claro. Tuvieron que estar durante meses en la Castellana para recibir la limosna de gobierno y sindicatos. ¿Y pides eso para el resto? Venga ya.

Si quieres que se pongan los pescadores o trabajadores de astilleros a acampar en la castellana hasta conseguir ser los parados más simpáticos del país. Por cierto, ¿tienes la más remota idea de la situación de la gente de SINTEL? Es que la simpatía caduca. Por cierto: si no confundimos solidaridad y limosna, ¿por qué nos confundimos entre comprensión y simpatía por el desgraciado? Esto segundo es lo que muchos sentís y sólo dura mientras sus miserias no os rocen.

Lo que no caduca es ese odio atroz a los trabajadores que protestan (teniendo en cuenta que estoy en completo desacuerdo con destrozar un supermercado). ¿Quienes son estos pelanas para dejarme a mí sin pescado? ¿Quienes son los transportistas para dejar mi supermercado desabastecido? ¿Quienes son los agricultores por sacar sus tractores por Madrid? Que venga el ejército ya.

Por cierto, que me ha gustado mucho eso de proceder a jubilaciones anticipadas para salvar la fauna marina. Esta manía de disfrazar las cosas con objetivos admirables. Luego no tienes ningún reparo en ridiculizar el ecologismo de todo aquel que pide el desarrollo de las energías renovables o que critica la energía nuclear. Vaya revuelto de ideas, yo no me aclaro.

11:43 p. m.  
Blogger gulliver said...

Nada de odio a los trabajadores. A cada uno lo suyo, y el derecho de huelga es un derecho constitucional. Pero la Constitución no da derecho a los pescadores para interrumpir la actividad comercial del puerto de Barcelona.

Algunos desde la izquierda piensan que los trabajadores, por ser trabajadores, tienen derecho a todo. No me explico que clase de idea tienen de lo que es un Estado de Derecho.

“Esta manía de disfrazar las cosas con objetivos admirables”

Aquí no se disfraza nada. Se presentan hechos, y los hechos son que la fauna marina está muy castigada. Otros hechos son que las energías renovables son discontinuas (cuando hay poco sol o viento o nada en absoluto, la producción de energía cae) y no permiten un suministro de electricidad sostenido y acorde con la demanda de cada momento. Luego relaciono los hechos con posibles conclusiones.

Si otros prefieren ignorar los hechos y vivir en un mundo imaginario dictado por la ideología de turno, son muy dueños de hacerlo.

Saludos

12:12 a. m.  
Anonymous Alejandro Rivero said...

¡Menos mal que algun blogger saca la huelga a colacion, aunque sea para quejarse! Me da mas pena el que la presunta comunidad periodistico-internautica haya pasado de puntillas por esta semana de huelgas que el que alguien se queje de ellas. A ver si ahora que terminan comenzamos a oir algo de analisis.

La gente de SINTEL aprobaria sin dudas el bloqueo de los puertos. Su acampada en la castellana no fue desalojada porque era demasiado visible y los propios trabajadores afirmaron su decision de recurrir a la violencia si la policia intentaba levantar el campamento. Una acampada paralela de estudiantes durante esos mismos dias en la misma calle fue desalojada sin esfuerzo. Un detalle interesante es que la propia apuesta por la violencia de SINTEL habria sido simbolica: los latigos y porras se construyeron con cables de los que la compañia producia.

En los primeros telediarios (antes de cortar Barcelona) salian declaraciones de camioneros apoyando el paro pesquero y los cortes de carretera, y recordando que ellos mismos acababan de hacerlo.


Respecto a lo del estado de derecho y a la constitucionalidad.

No hay que confundir la huelga, ni siquiera el derecho a la huelga, con la huelga de derecho. Esto es, la huelga a la que los reglamentos emanados de la constitucion dan derecho es una actividad politica mucho mas reducida que la huelga como se ha ejercitado historicamente. Efectivamente una huelga suele incurrir en actos evidentemente ilegales, y otra cuestion es discutir si esos actos son etica o moralmente aceptables. Pero no hay que caer en el error de pensar que la ley es equivalente a la etica, ni siquiera a la moral.

La huelga de derecho que la constitucion marca solo puede ser efectiva con cajas de resistencia que permitan prolongarlas varios meses y en casos en los que se hace huelga contra una empresa. Su efectividad es tambien muy dependiente de que no haya flexibilidad laboral, pues si el empresario puede contratar y despedir libremente esquiroles y obreros entonces se hace muy dificil usarla como medida de presion.

A falta de cajas de resistencia -debido a las bajas cuotas sindicales, y a que estos se mantienen en parte de ayudas estatales encubiertas- la huelga de derecho es inefectiva. Sin contar con las cuestiones de servicios minimos. La huelga de derecho se transforma en una variante del derecho de manifestacion (y entonces, ¿para que se recoge como un derecho separado?). La inefectividad de la huelga de derecho lleva a reforzarla con acciones ilegales.

Una huelga de trabajadores autonomos no es efectiva (como no lo es una huelga de un grupo de empresarios) a no ser que haya un equivalente a la rigidez laboral. Esto es, solo seria efectiva si los clientes de estos autonomos (o de estos empresarios) tuvieran la obligacion de mantener sus contratos de abastecimiento despues de la huelga, de manera que en el caso de abastecerse de otras fuentes se encontrarian en la obligacion, tras la huelga, de cumplir contratos tanto con los huelguistas como con los esquiroles. Esta rigidez no existe en el marco legal español, de forma que por ejemplo las subcontratas de General Motors no pueden amenazar con una huelga de suministro. Pero aunque existiera, los productores cuyo producto se intercambia directamente en el mercado, sin ningun contrato de suministro, como es el caso de los pescadores, tampoco podrian ejercer una huelga efectiva.

Lo que ocurre aqui es lo de siempre:

- hay un concepto historico y tecnico de huelga, como medida de presion de los trabajadores.
- hay un reconocimiento constitucional de ese derecho
- hay unos desarrollos legales y reglamentarios de ese derecho constitucional
- hay unos colectivos en los que la aplicacion de este desarrollo legal no consigue una huelga efectiva. ¿Se puede decir que en estos colectivos se esta respetando su derecho constitucional?

La huelga de pescadores podria haber sido efectiva sin uso de los bloqueos si se hubiera convertido en una huelga general, esto es si se hubiera coordinado con huelgas de transporte y distribucion y un paquete conjunto de demandas. Me temo que la huelga general incurriria en otras ilegalidades, dado que reglamentariamente esta tambien mas restringida (servicios minimos); por otro lado su uso tradicional es de un rango politico superior.

Por cierto, un estado de derecho no renuncia a la violencia, le da un monopolio estatal y unas limitaciones. Coherentemente lo que se puede criticar si se acepta el estado de derecho es que los trabajadores esten ejerciendo un uso ilegal de la violencia, no el mero hecho de que ejerzan violencia. Supongo que esto es lo que jclavijo tenia en el fondo a la hora de objetar la asociacion de violencia y huelga.

3:05 p. m.  
Blogger gulliver said...

Interesante y prolijo comentario.

"Coherentemente lo que se puede criticar si se acepta el estado de derecho es que los trabajadores esten ejerciendo un uso ilegal de la violencia, no el mero hecho de que ejerzan violencia."

Sinceramente la diferencia me parece bizantina. Mi principal argumento contra la coacción es su ilegalidad, porque es un argumento objetivo, y con el que la mayoría de la gente debería estar de acuerdo si tienen en estima el Estado de derecho.

Puede haber motivos éticos, pero no son objetivos. Cada uno echará el agua para su molino. Unos dirán que los pescadores merecen protección y que tienen todo el derecho a coaccionar y otros dirán que los que merecen protección contra las coacciones son el grueso de los ciudadanos.

El ámbito de las huelgas es un conflicto entre trabajadores y patronos. Los trabajadores pueden hacer huelga como modo de presión, y el patrón mientras tanto perderá beneficios y tal vez clientes de un modo irreversible.

Lo que se salga de ahí, como el caso de los pescadores, ya no es derecho a la huelga. Los pescadores no están pidiendo un aumento de sueldo a un patrón, sino que están pidiendo a los contribuyentes que les subvencionen el gasoil. Eso es lo mismo que si los informaticos freelance exigiesen que los contribuyentes les suvencionasen los ordenadores con los que trabajan e hiciesen una acampada en la autovía Madrid-Zaragoza para que no pase ningún coche durante días.

Eso no es una huelga. Es una simple y llana coacción, tanto desde el punto de vista legal como ético. La fuerza de la coacción además no depende de la razón que tenga uno, sino del número de gente de que se disponga y de lo determinados que estén a hacer salvajadas. ¿Qué pasaría si todos los colectivos de trabajadores, profesionales y empresarios saliesen a cortar vías de comunicación y sabotear infraestructura pública para pedir subvenciones y prebendas?

Lo que estoy contando está muy relacionado con el estado de derecho y la democracia. Hoy no puede funcionar un país moderno mediante la coacción. Para hacer peticiones políticas, están las campañas, los grupos de presión, las manifestaciones. Para pedir al patrón mejoras salariales, está la negociación y en última instancia la huelga, pero dentro de los cauces legales.

El derecho a la huelga no es infinito y sus límites pueden ser confusos. Pero para eso está la ley, para marcar unos límites que deben respetar todos.

4:25 p. m.  
Anonymous arivero said...

Sí, me ha salido muy largo. Igual lo extiendo y lo pongo en alguna de mis paginas.

Mi principal argumento contra la coacción es su ilegalidad, porque es un argumento objetivo, y con el que la mayoría de la gente debería estar de acuerdo si tienen en estima el Estado de derecho.

Y en cambio, y ahi suscitaste el comentario de jclavijo, no elegiste unas fotos que subrayaran la ilegalidad, sino la violencia. Vamos, no eran unas fotos de un juzgado con un abogado presentando una demanda. Ni siquiera las fotos de los barcos parados en la bocana de puerto, que es seguramente un delito o falta mas grave que el de tirar hielo a la espalda de un dependiente.

En cuanto a confiar en la ley para marcar limites, el problema llega sobre todo cuando estos se marcan en los reglamentos, no en las leyes de rango superior. En el caso de la huelga, detalles como el porcentaje de servicios minimos o la necesidad de que la huelga la declare un sindicato legalizado. Obviamente un reglamento que exigiera un 100% de servicios minimos seria inconstitucional, pero es dificil ir al tribunal constitucional para defender que un 3% de minimos si, pero un 15% no. Los jueces no tendrian motivos objetivos para decidir entre uno y otro.

5:51 p. m.  
Blogger gulliver said...

Je. Las fotos son de los más sensacionalista, pero no creo que subrayen la legalidad precisamente. Tanto la violencia del piquete, como el bloqueo portuario, son dos focos diferentes de ilegalidad dentro de esta protesta, pero los dos son ilegales. Puestos a elegir, la foto del piquete informativo era más gráfica que una posible foto de barquitos haciendo un bloqueo. Cuestión de sensacionalismo. ;)

Con lo de la regulación del derecho de huelga pasa como con tantas y tantas cosas en las que la Constitución remite al legislador para concretarla. Es trabajo de los votantes vigilar ese derecho y elegir unos representantes con la sensibilidad adecuada. Aunque el Constitucional también podría decir esta boca es mía si los recortes del derecho de huelga fuesen excesivos (desde su subjetivo punto de vista).

6:11 p. m.  
Anonymous Raul Cubillos said...

ME gusta el pico

2:37 p. m.  
Blogger DeepRed82 said...

Escribo desde el 2012. Siete años después y habiendo intentado ya manifestarnos pacíficamente, a la vista de los resultados, habría que empezar a plantearse defender las cosas peor todavía que en las imágenes.

Las huelgas pacificas se las pasan por el forro. Hacer un dia el tonto y para casa.

Eso no es una huelga, es hacer el gilipollas. Una huelga es paralizarlo todo sin que se mueva ni dios hasta que se dejen las cosas como estaban.

2:05 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home