domingo, octubre 16, 2005

Una bomba de relojería

El tema es serio. Las pandemias de gripe mortal son como los terremotos gigantes. Ocurren cada muchos años ( 1918, 1957, 1969) y no sabemos cuando van a volver a ocurrir otra vez, pero cuando estallan son altamente mortales. La gripe española del 18 se llevo a 50 millones de almas, muchas más que la primera guerra mundial.

Los terremotos no avisan, pero la gripe sí. La gripe endémica de las aves nos está dando un aviso. La pandemia peligrosa aparecería si el virus aviar muta en alguno de los humanos infectados (o en un cerdo) y se vuelve capaz de contagiar de humano a humano. Si ocurre eso entonces sí que podemos empezar a rezar porque no estamos preparados.

Si ocurre la pandemia, vendrá casi seguro de Asia porque todos los casos de contagio en humanos han ocurrido allí. Además en Europa la protección de los trabajadores de las granjas agrícolas (los más expuestos) es seguro mejor.

Como decía, no estamos preparados. Lo más efectivo es la vacuna, pero se tardarían seis meses en desarrollar una vacuna desde que aparezca la pandemia, mientras el virus sólo tardaría tres en llegar a Europa. Además la industria farmaceútica no tiene capacidad para hacer vacunas para todo el mundo. Parece mentira que ocurra esto en el primer mundo pero es así por falta de previsión. Probablemente sólo la mitad de la población de los países industrializados tendría vacuna en los primeros 6 meses. En el tercer mundo ni soñar con vacunas.

Los antivirales (tamiflu) pueden ser efectivos, pero tampoco hay para todos, debe administrarse en las primeras horas de la enfermedad y además es posible que con la automedicación el virus se vuelva resistente al tamiflu. Las mascarillas no sirven para nada.

Como medida preventiva personal, lo único recomendable es vacunarse con la vacuna de la temporada. No es tan efectivo como la vacuna preparada para el virus de la propia pandemia, pero algo hará. También presionar a los gobiernos para que empiecen desde ya a desarrollar una industria musculosa capaz de desarrollar y fabricar la vacuna más rápidamente (con nuevos métodos genéticos), y de fabricar vacunas y antivirales para todos en un tiempo record, incluido el tercer mundo.

Lo más efectivo siempre es prevenir. La prevención consistiría en ayudar a los países de Asia Oriental para tratar de erradicar la enfermedad en las aves y para evitar los contagios de aves a humanos, pero no confiemos en nuestras autoridades. Nunca son conscientes del riesgo hasta que ya es demasiado tarde.

9 Comments:

Anonymous José-Luis Prieto said...

España rompiéndose y tu hablando de una gripe (por cierto, inventada por los servicios secretos marroquíes conjuntamente con ETA bajo la coordinación de Rafael Vera, éste siguiendo órdenes de Felipe González, con el solo objetivo de subyugar a España al eje franco-alemán)

2:35 p. m.  
Blogger Jessica said...

¿50 millones de almas en el 18? ¿Pero había tanta gente en España?

No sé qué quieres que te diga, a mí me parece que nos estamos escandalizando sin motivo. ¿Os acordáis de la gripe asiática? ¿Cuántas personas murieron a consecuencia de la gripe? ¿15, 20? Iba a ser la enfermedad del siglo, una epidemia de gripe asiática... Ahora la gripe del pollo. No sé, será que soy se natural escéptico, pero me cuesta de creer.

2:43 p. m.  
Blogger gulliver said...

Te equivocas Jose Luis, la amenaza es muy real. Hay un tráfico de pollos infectados en el que están involucrados cocineros vascos y líderes republicanos de Cataluña. El vértice de la trama está en Perpiñán, donde las aves son adiestradas para memorizar el Estatut. El objetivo es obviamente la desintegración de España.

Con Aznar no pasaban estas cosas.

2:56 p. m.  
Blogger gulliver said...

50 millones en todo el mundo. Se llama española como podía haberse llamado de cualquier otro modo.

No es alarmismo, es probabilidad. Hay una probabilidad no demasiado grande de que ocurra una pandemia especialmente virulenta, como la de 1918. Pero sería tan desastrosa que sólo una pequeña probabilidad es suficiente para que merezca la pena prepararse para lo peor. Si el alarmismo es necesario para que los gobernantes de pongan las pilas y preparen la prevención y la sanidad para lo peor, entonces es bienvenido.

3:02 p. m.  
Blogger Jessica said...

Ah, en todo el mundo. Ya decía yo que no me salían las cuentas...

No sé, yo no tengo tan claro que la pandemia de la que se habla sea una posibilidad tan cercana, la verdad.

A todo ésto, ¿porqué se habla de pandemia y no de epidemia? ¿Qué diferencia hay?

3:48 p. m.  
Blogger gulliver said...

Técnicamente el concepto de epidemia es muy vago y genérico. Significa una incidencia anormal de una enfermedad, aunque sean pocos casos y en un área restringida. Así que no es necesariamente algo temible.

Pandemia es más preciso porque significa un brote infeccioso en un área extensa. Por lo tanto es más jodido.

4:01 p. m.  
Anonymous Alejandro said...

En "Guns, Germs, and Steel: The Fates of Human Societies" se explica bastante en detalle que la mayoria de las enfermedades mortales se producen por mutacion de las de los animales domesticos. Curiosamente incluso las venereas... aunque el libro no entra en los metodos de contagio.

8:51 p. m.  
Blogger gulliver said...

Tampoco dice nada del becario que tuvo que hacer los experimentos para comprobar empíricamente que esa teoría sobre la transimisión de enfermedades venéreas inter-especies era correcta.

1:14 a. m.  
Anonymous indigo said...

Por desgracia esto de la gripe y sus posible malignidad lo vamos a comprobar "experimentalmente" dentro de poco. Es sólo cuestión de tiempo. Somos el mayor caldo de cultivo que jamás ha habido sobre este planeta.
Cientos de millones van a caer como chinches.Pero ojalá me equivoque.

Por cierto, se llamó gripe española porque en aquella época sólo la prensa española se ocupaba del caso. Los demás estaban entretenidos con la primera guerra mundial.

1:05 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home