miércoles, octubre 12, 2005

Este Estatuto huele a insolidario

No creo que encuentre el tiempo ni las ganas de leer entero el texto del proyecto de nuevo estatuto catalán. ¡Qué largo es el condenado! Para los que como yo lo prefiráis masticado os recomiendo un excelente artículo de Ángel de la Fuente en El País decididamente crítico, que toca los puntos claves.

El aspecto más censurable del Estatuto no es la declaración de Cataluña como nación, sino algo mucho más tangible: la financiación. A pesar de que Miquel Iceta dice que en el Estatuto no hay concierto económico, a la larga (al cabo de quince años) el resultado económico será completamente equivalente al del concierto. La disposición adicional octava es muy clara al respecto: “La capacidad de financiación por habitante de la Generalidad debe equipararse gradualmente, en un plazo no superior a quince años, a la obtenida en aplicación de los sistemas de concierto y convenio vigentes en las comunidades autónomas forales.”

Es peor aún de lo que parece. Como demuestra Ángel de la Fuente en otro documento, la equiparación con el concierto equivale a la quiebra de la solidaridad interterritorial. “Mientras que Madrid, Cataluña y Baleares pierden entre diez y catorce puntos de renta relativa” como resultado de las transferencias interterritoriales, “Navarra sólo pierde uno y medio pese a ser la región más rica, y el País Vasco gana casi dos puntos. Esto se debe a que el peculiar sistema de financiación del que disfrutan los territorios forales permite que su aportación fiscal neta al resto de España sea muy reducida, o incluso negativa, pese a tratarse de regiones con un nivel elevado de renta”.

La financiación es desde luego mucho más importante, mucho más tangible que declarar si Cataluña es una nación o no. El sistema de financiación pide a gritos que el País Vasco y Navarra pierdan sus privilegios, no que las otras comunidades de renta alta los consigan también a costa de los territorios más desfavorecidos. En cualquier caso es extraño que el PSC haya aprobado este Estatuto. Escaquearse de contribuir a la financiación de la sanidad, la educación, y en general a los servicios públicos de todos los españoles tras el mencionado plazo de quince años, o es nacionalista, o es insolidario, pero en cualquier caso es impropio de un partido que se llama a sí mismo de izquierda.

3 Comments:

Anonymous Cesar said...

No tengo claro que el modelo actual o uno mas centralista sea mas justo, en serio, no lo tengo claro.

A nuestro alrededor tenemos ejemplos parecidos , por un lado la francia jacobina y centralista y por otro la federal alemania...alguien se atreve a decir que francia es mas justa que alemania o al contrario?

Yo no lo soy...

Es un problema sobre nuestros esquemas mentales previos a la idea de estado, o de nacion...puras creencias basicas, sentimientos mas cercamos a las tripas que al cerebro que la derecha de todo el mundo sabe explotar perfectamente.

Defiendo, y defiendo con rotundidad que el debate que se esta produciendo en los medios es un debate falso , mentiroso, que solo busca exaltar nuestros instintos mas primarios.

Pero ya que nos ponemos....por que no federalismo simetrico?

8:25 p. m.  
Blogger gulliver said...

En principio no estoy en contra de un sistema federal (si pudiese averiguar en qué consiste), pero lo que no vería bien sería un sistema en que que los territorios ricos no fuesen solidarios con los menos opulentos, como ocurre ahora con Navarra y el País Vasco y como parece que deseamos también en Cataluña.

9:40 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

El artículo de marras está codificado en ese maravillo periódico "progresista"

1:07 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home