miércoles, septiembre 28, 2005

Enhorabuena chicos, ahora ya podréis hacer dos cosas a la vez

El anuncio de Café Marcilla con abrefácil, en el que un representante del género masculino realiza con éxito la hazaña de abrir un paquete de café mientras recita la tabla del uno, ya está suscitando variados comentarios en los blogs, unos para aprobarlo, y otros censurando el presunto sexismo. Hay quien hasta se plantea incluso poner una denuncia.

A mí la verdad es que me deja un tanto frío. No es que sea de los que tienen más gracia. Me gustaba más uno de Bosch en el que unos técnicos se llevaban a un tío, supuesta pareja de una mujer, porque no sabía poner la lavadora. Hasta los impresentables anuncios del desodorante Axe están más currados.

Objetivamente, el anuncio es bastante sexista. Si hubiese sido al revés, un comentario negativo sobre la inteligencia o habilidad de las mujeres, no hubiese dudado ni dos días. Pero no nos dejemos llevar por la objetividad. Es obvio que las opiniones de cualquier persona tienen componentes subjetivos y emocionales. Como es de esperar los chicos parece que se lo toman en general peor que las chicas, que por una vez se pueden "carcajear a gusto".

La publicidad "hembrista" está para bien o para mal más aceptada que la "machista", como si el péndulo hubiese pasado al otro lado y estuviese de moda reírse los hombres. Los chistes en los que los hombres quedan como estúpidos o piensan con el pene son políticamente más correctos que los de mujeres que no saben aparcar el coche. Las películas y las comedias de televisión están llenas de situaciones graciosas en las que los hombres quedan como estúpidos, mientras que las mujeres aprovechan una mayor inteligencia para salir mejor paradas o simplemente para soportarles. Hay que reconocer que el humor y la cultura en general tienen sus modas, y la moda ahora es conceder que las mujeres son más listas que los hombres, una galantería muy similar a cuando antes se cedía a las mujeres el paso en una puerta o el asiento en el autobús. En cierto modo no deja de ser una pequeña compensación en una sociedad donde las mujeres no han conseguido al 100% una igualdad trato y de oportunidades. En cuanto a los hombres todavía tenemos mucho que mejorar, desde las actitudes más abyectas como el maltrato, hasta compartir las tareas del hogar, la transición de una sociedad machista a otra igualitaria todavía necesita perfeccionarse.

No me parece mal que quedemos como tontos. Hay que saber reirse de uno mismo para bien, para tratar de hacernos mejores personas y menos estúpidos. Como dijo Benjamin Franklin, "todos nacemos ignorantes, pero uno debe trabajar duro para permanecer en la estupidez". Si la naturaleza humana dista mucho de ser perfecta, hay que reconocer que a veces parece que los hombres se han llevado la mejor parte en el reparto de la estupidez. ¿Quién no ha oído eso de "a que no tienes cojones de..."? No hay más que echarle un vistazo a los Premios Darwin que celebran la mejora del genoma humano, homenajeando póstumamente a los que se matan accidentalmente a sí mismos de las formas más estúpidas. Frente a 253 hombres con menciones honoríficas, sólo aparecen 37 mujeres dignas de ser galardonadas.

En cualquier caso, cebarse en la estupidez de los hombres no deja de ser una moda que tiene su tiempo pero pasará. El humor y el drama inteligente, por ejemplo en muchas series americanas, se aleja de los tópicos y presta atención también a las peculiaridades y defectos del género femenino. También ellas necesitan un espejo en el que ver reflejados sus defectos y tener una oportunidad de mejorarse a sí mismas.

3 Comments:

Blogger Jessica said...

Creo que se trata de "discriminación positiva", de lo que hablábamos en el post de Judas.

Tanto tiempo aguantando estereotipos femeninos que ahora toca contrarrestarlos. Es la típica metáfora del péndulo.

Por cierto: de todos los anuncios machistas que he visto, el que más me ha cabreado, con diferencia, ha sido el de Timotey, Rubias contra morenas. ¿Lo recuerdan?
Si tan interior tienes la belleza, ¡pues pélate!
¡Lo que nos faltaba! Ahora, que encima nos dividan en categorías por el color del pelo y nos enfrenten mujeres contra mujeres. Lo que nos faltaba por ver. Me ha molestado mucho más ése anuncio que cualquiera de los de Axe y Lo siento chicas, tendreis que estar listas las 24 horas o derivados.

7:40 p. m.  
Anonymous Cesar said...

Comentaba el otro dia en el post de Jacinto ( Stralunato) que yo , tras mucho entrenamiento he aprendido a andar y comer chicle al mismo tiempo.

Al menos un aplauso creo que merezco.

7:50 p. m.  
Anonymous Fernando said...

Yo no creo que sea bueno. Para reirse de uno mismo uno necesita un estado relajado y no siempre se tiene.

Yo creo que se están equivocando, y buscan igualdades de una forma que lo único que puede hacer es perpetuar precisamente lo que se pretendía evitar.

Antes quien contaba un chiste machista podía estar mal visto en muchos ambientes. Ahora, encadenado a uno de estos, es perféctamente válido en cualquier conversación. Se genera una cadena de hombres contra mujeres, como en las jotas de picadillo.

Lo dicho, no todo el mundo está en situación mental de saber reirse de uno mismo, y a la larga, y en muchos casos, solo genera más tensiones.

9:40 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home