domingo, julio 17, 2005

Harry Potter

El papa Ratzinger no ve con buenos ojos a Harry Potter “porque se trata de seducciones sutiles, que actúan sin que se note, distorsionando profundamente el cristianismo en el alma antes de que pueda crecer correctamente”, según una carta que escribió hace dos años en respuesta a una ensayista literaria, cuando todavía era cardenal y guardián de la fe.

No me voy a ensañar hablando de exceso de suspicacia con un género bastante inofensivo o de temor a la pluralidad de puntos de vista. Me ha llamado la atención la ironía de la viñeta y comparto la idea de que esta serie de libros, con el extraordinario éxito que está teniendo, es una estupenda puerta de entrada a la lectura para los chavales. Bienvenido sea este éxito comercial y enhorabuena para la Rowlings que ahora nada en oro. Se lo tiene bien merecido.

2 Comments:

Anonymous Avelino said...

¡¡¿¿Comorrll??!! ¿Y qué tiene de malo? Com dice en el artículo el sacerdote inglés, "probablemente nadie habrá crecido sin hadas, magia y ángeles en su mundo imaginario" ¿Qué tiene que ver la fantasía infantil con la religión?

Vivir para ver.

1:07 p. m.  
Blogger Jessica said...

Pues que un niño con imaginación y fantasía es mucho menos manipulable, se hace preguntas, exige explicacionese y porqués para todo... No le sirven explicaciones del tipo porque lo digo yo y basta o tienes que tener fe...

Saludos:
Jéssica

8:10 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home